X
As we grow older, our hearing does too. Here's a look at how our ears age with us, and how to prevent serious deterioration.
2019-11-07

Tags

¿A qué Edad es Mejor su Audición?

Su audición cambia y se adapta constantemente a los largo de su vida. ¿A qué edad es mejor, y cómo podemos preservar su audición a lo largo del tiempo? Aquí hay algunos consejos para cada edad.

Desde el momento que nacemos, nuestra audición se puede tanto desarrollar como deteriorar. Si bien esto puede sonar un poco intimidante, nuestra audición no se degrada rápidamente. Si se protege y se cuida adecuadamente, este proceso puede ser extremadamente lento y completamente insignificante. Sin embargo, si con frecuencia nos exponemos a sonidos fuertes y ruidos prolongados, podemos acelerar el daño a nuestra audición.

Esto plantea la pregunta: ¿a qué edad oímos mejor? Responderemos esta pregunta y mucha otras en este artículo, que exploea nuestra audición con el tiempo y analiza las mejores formas de proteger nuestra audición de daños.

Un Cronograma de Audición

Nuestra audición comienza a desarrollarse mientras aún estamos en el útero y llegamos a reconocer la voz de nuestra madre incluso antes de nacer. Como recién nacidos, nuestros oídos están llenos de líquido y nuestra audición no está completamente desarrollada, pero somos capaces de escuchar canciones de cuna, ruidos fuertes y lo que sucede a nuestro alrededor. Nuestra audición juega un papel importante en el desarrollo y la conciencia del lenguaje, por lo que los bebés salen del útero con la audición intacta.

A medida que nos convertimos en niños pequeños, nuestra audición crece con nosotros. Nos permite captar sonidos y sílabas, fortaleciendo nuestra comprensión del tono y del lenguaje. En poco tiempo, podemos hablar y comunicarnos con los demás. Sin embargo, la pérdida auditiva congénita o adquirida puede afectar el desarrollo de los niños. Para obtener más información sobre los niños y la pérdida auditiva, consulte nuestro artículo específico sobre el tema.

Para cuando somos adolescentes, nuestra audición está casi completamente desarrollada. Comenzamos a desarrollar nuestro gusto por la música y debemos tener una comprensión firme de nuestro idioma hablado. Nuestra adolescencia tardía es donde nuestra audición cambia del desarrollo al deterioro, aunque no notaremos este cambio en abosluto. Mientras no se haya adquirido una pérdida auditiva grave relacionada con el ruido (accidentes automovilísticos, golpes fuertes, etc.), nuestra audición está en su mejor momento para cuando tenemos 18 años.

Nuestros primeros 20 años conforman nuestros mejores años en cuanto a audición. Una persona con audición saludable puede escuchar una caída de alfiler y casi no tendrá problemas para mantener una conversación en una habitación llena de gente. Mientras otros problemas no estén presentes, como el trastorno del procesamiento auditivo o el autismo, una persona con audición debería tener muy pocos problemas para escuchar y comprender a quienes lo rodean. Para cuando lleguemos a 25, nuestra audición comenzará a degradarse, aunque estos efectos serán imposibles de detectar para la mayoría de nosotros.

¿Cuándo tendré problemas para escuchar?

Eso depende de su estilo de vida. Si bien la audición de cada persona es diferente, la mayoría de las personas comienzan a perder el control de su audición después de los 50 años. Sin embargo, las personas con audición excepcionalmente buena y bien protegida podrían no notar un problema hasta que hayan alcanzado los 60 años. Por otro lado, aquellos que han vivido estilos de vida de alto volumen pueden comenzar a notar problemas tan pronto como a mediados de los 30 o antes. Esto incluye trabajadores de la construcción, personas que sirvieron en el ejército, personas que trabajan alrededor de aviones y músicos.

La pérdida auditiva relacionada con la edad o pérdida auditiva neurosensorial, es causada por la exposición al ruido, lo que significa una exposición prolongada a los sonidos fuertes. Esto puede incluir música a todo volumen, motores, maquinaria e incluso disparos. Aún si no trabaja en un lugar con altas tasas de exposición al ruido, simplemente vivir en una ciudad llena de gente, tomar el metro con frecuencia y asistir a eventos ruidosos con frecuencia puede acelerar la pérdida auditiva. Algunas personas con tasas de exposición al ruido excepcionalmente altas pueden comenzar a perder la audición a los 20 años.

Es imposible determinar con precisión cuándo comenzará a perder su audición. Depende de muchos aspectos de su vida y genética. Esta es la razón por la cual las pruebas de audición frecuentes son vitales para la salud auditiva. La pérdida auditiva neurosensorial es gradual y casi imposible de detectar en sus primeras estapas. Debe hacerse un audiograma completo cada vez que sospeche que algo está mal en su audición.

Si la pérdida auditiva se produce en su familia, podría tener un mayor riesgo de pérdida auditiva relacionada con la edad. ¿Se han quedado sordos algunos de sus abuelos o parientes mayores a una edad temprana? Esta es una señal que debe tener en cuenta con su propia audición. Hay muchos factores en juego cuando se trata de la pérdida auditiva neurosensorial. Sin embargo, una vez que adquiere cualquier nivel de pérdida auditiva, es permanente. Por esa razón, debe jugar a lo seguro con sus oídos. Si bien puede parecer una molestia usar tapones para los oídos y verificar el volumen todo el tiempo, puede salvarlo de una pérdida auditiva severa en el futuro.

Protegerse de la pérdida auditiva relacionada con la edad

Como se mencionó anteriormente, la prevención es la parte más importante de la protección de la pérdida auditiva. Si bien ciertos medicamentos y afecciones pueden ponerlo en riesgo de desarrollar pérdida auditiva, la exposición al ruido es el principal culpable de la mayoría de los casos de pérdida auditiva neurosensorial. Los ruidos fuertes desgastan los pequeños pelos de nuestra cóclea, que nos ayudan a detectar el sonido. A medida que estos pelos se desgastan, nuestra audición se degrada y desaparece. Afortunadamente, hay formas de combatir este proceso.

• Tapones para los oídos y auriculares. Si bien esto es obvio, es importante. Si desea asistir a un concierto, exhibición de autos, campo de tiro u otro ambiente ruidoso, debe empacar un par. Incluso si siente que es una molestia o le quita experiencia, puede desempeñar un papel importante en la protección de su audición.

• Incluso debe usar tapones para los oídos en su vida diaria si se encuentra tomando el metro o empacando en aéreas ruidosas y llenas de gente.

• Baje el volumen. Muchas personas, especialmente los jóvenes, están subiendo el volumen de su música, televisores y sistemas de sonido envolvente. Es mejor reducir este riesgo tanto como sea posible.

• Tome descansos. Si se ha sentido abrumado o agotado por el ruido en algún momento del día, pase un rato tranquilo cuando llegue a su casa. Esto puede darle a sus oídos tiempo para recuperarse.

• Limite su tiempo en fiestas y clubes. Cuanto más tiempo permanezca en áreas ruidosas, peor será el efecto. Si asiste con frencuencia a fiestas y clubes, intente establecer un límite de tiempo para usted dependiendo de los niveles de volumen. Cuanto más fuerte sea, menos tiempo debería quedarse.

Por encima de todo, sea consciente de su audición. Muchas personas no se dan cuenta de que están haciendo daño a sus oídos hasta que es demasiado tarde. Evalúe las situaciones de acuerdo con la tensión que ejercerán en sus oídos y hágase pruebas de audición con frecuencia. Su vigilancia le ahorrará muchos problemas a medida que usted vaya envejeciendo.

¿Le ayudó este artículo? Tenemos una blbioteca completa de artículos como estos, todos los cuales pueden ayudarle a comprender mejor sus oídos, la pérdida auditiva y los audífonos. Si desea obtener más información, eche un vistazo a nuestro archivo y suscríbase al Boletín de Noticias Signia para recibir actualizaciones sobre nuevos artículos.

Manténgase al día y suscríbase a nuestro boletín de noticias